Espiritualidad para la superación personal

(Paso 2)

La espiritualidad para la superación es una visión diferente acerca de la verdad de nuestro origen como seres humanos con el objetivo de despertar nuestro poder interior. Por eso te invitamos a basar en estos cimientos fuertes la construcción de tu felicidad.

Quien es Dios:

Es la Fuente, la Fuerza Primera que dio origen al universo. Es el Creador, a quien se le ha dado el nombre de Dios.

Las religiones lo han dado a conocer, equivocadamente, con la figura de un anciano canoso y sabio, amoroso pero castigador al mismo tiempo. Bondadoso  pero capaz de arrasar con su cólera a pueblos enteros. Capaz de darte los placeres del paraíso si te portas bien, o los tormentos del infierno si te portas mal. Lo que es una visión bastante distorsionada o por lo menos limitada acerca del Creador.

¿Entonces como es Dios en realidad?

La respuesta a ésta pregunta nos la da un hombre que existió hace mas de dos mil años, su nombre es Jesús de Nazaret, el Maestro, quien alcanzó un alto grado de espiritualidad, lo que le permitió conocer las verdades acerca de  Dios y del ser humano. Aquí nos guiaremos por las enseñanzas de este gran hombre, las que han sido incomprendidas, mal interpretadas y manipuladas por las religiones. (Ver: Quien es Jesús de Nazaret).

Jesús nos enseño que Dios es nuestro Padre.

Que es Luz.

Que es Amor.

Que es Bueno, Misericordioso, Bondadoso.

Que es Sabio, Poderoso, Paciente, alguien en quien se puede confiar.

Dios es la Fuerza que todo sustenta, la Sabiduría Suprema, la Luz Inefable que todo ilumina. El Creador del universo y en especial del hombre, tu Creador.

Dios es Inteligencia, Belleza, Perfección, Poder, Amor, Bondad, Luz. Él llena y trasciende todo.

Quien es el ser humano:

El Maestro Jesús nos enseño quien es el ser humano, cual es su poder interior y  hasta que grado puede alcanzar la perfección. Es decir la superación personal.

Las religiones han enseñado durante siglos que somos seres humanos imperfectos, pecadores, débiles, indignos, alejados del amor de Dios, merecedores del castigo divino. Por eso necesitábamos un sacrificio, necesitamos arrepentirnos y pedir perdón. Las religiones han destruido la imagen del hombre, nos han rebajado y denigrado logrando infundir en la humanidad una espiritualidad de miedo para que siempre dependamos de ellas y poder mantener su poder sobre las personas y manipularlas o explotarlas.

Pero Jesús nos enseñó algo totalmente diferente. Él Maestro nos enseñó una espiritualidad para la superación, para el éxito, para la felicidad.

En el libro del Génesis podemos leer lo siguiente:

Dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza. Que tenga autoridad sobre los peces del mar y sobre las aves del cielo, sobre los animales del campo, las fieras salvajes y los reptiles que se arrastran por el suelo.”

Y creó Dios al hombre a su imagen. A imagen de Dios lo creó. Macho y hembra los creó.

(Génesis 1: 26-27)

A partir del análisis de estas pocas palabras del Libro Sagrado podemos deducir quien es el ser humano, quien eres tú en realidad. Pero antes vamos a definir que es imagen y que es semejanza con la ayuda del Diccionario De La Lengua Española.

Imagen: 1. f. Figura, representación, semejanza y apariencia de algo.  2. f. Estatua, efigie o pintura de una divinidad o de un personaje sagrado.  3. f. Ópt. Reproducción de la figura de un objeto por la combinación de los rayos de luz que proceden de él. 4. f. Ret. Representación viva y eficaz de una intuición o visión poética por medio del lenguaje.

Semejante: 1. adj. Que semeja o se parece a alguien o algo. U. t. c. s.   2. adj. U. con sentido de comparación o ponderación.    4. adj. Geom. Dicho de una figura: Que es distinta a otra solo por el tamaño y cuyas partes guardan todas respectivamente la misma proporción.

Que ¡Tú! seas imagen y semejanza de Dios es algo que tiene un poderoso significado.

Dios es Belleza, Luz, Poder, Perfección, Amor, Bondad, Sabiduría, y todos los infinitos atributos o virtudes propias del Creador. Y si eres imagen y semejanza de todas esas virtudes ¿Qué vienes siendo tú?

Tú vienes siendo un ser maravilloso, lleno de belleza, con una perfección, bondad, poder, sabiduría y muchos otros atributos indescriptibles. Tú por ser imagen y semejanza de Dios eres todo lo que quieras ser. ¡Mira que tan grande eres!

Todo lo negativo que creías acerca de ti mismo es una total y absoluta mentira. Todo lo malo que te pudieron haber hecho creer acerca de ti en la escuela, en la familia, tus amigos la religión o tú mismo, es falso, no puede ser cierto. Todas esas cosas que pensabas como, “Yo no valgo nada, soy un fracaso, soy imperfecto, tengo mala suerte, no sirvo para esto, soy feo o fea, soy incapaz…” mentira, nada de eso es cierto. Son solo impresiones en tu mente, fruto de experiencias que han dejado una huella en ti, pero como toda huella al fin y al cabo se puede borrar.

Lo que si no se puede borrar, no puedes dejar que nada ni nadie te lo borre es el hecho que ¡Tú eres imagen y semejanza de Dios! Con todas las cosas maravillosas que eso significa.

Ejercicio de superación personal:

  1. En tu habitación o en algún otro lugar donde estés relajado(a) ya sea acostado o sentada, cierra tus ojos y libera tu mente de todas las ideas mentirosas y negativas que tenías acerca de ti mismo. Aléjalas, bórralas y no pienses ya nunca más en ellas.
  2. Da gracias al Creador, a tu Padre Celestial por todo lo que tienes, da gracias por haberte creado a su imagen y semejanza. Levanta tus brazos y deja que su Luz, su energía, su Presencia te llenen, te fortalezcan y te Ilumine.
  3. Ahora medita, mira en tu interior y convéncete a ti mismo que eres imagen y semejanza de Dios. Que tú eres un ser maravilloso, poderoso, exitoso, perfecto lleno de belleza, con la fuerza suficiente para cambiar tu realidad y alcanzar tus metas. Siente como en lo mas profundo de tu ser una nueva luz se comienza a encender, como te vas sintiendo iluminado, con mas fuerza y seguridad.

Éste ejercicio lo puedes realizar tanto en la mañana al levantarte, como en la noche al acostarte, además de recordarlo cada vez que quieras. Debes practicarlo constantemente para borrar toda la programación negativa que tenías antes y llenarte de tu nueva espiritualidad par la trasformación personal, el éxito y la felicidad.

Te sugerimos que veas y medites en el siguiente vídeo:

Ahora puedes continuar con el Paso 3.


Una respuesta a Espiritualidad para la superación personal

  1. […] Si deseas lograr tu superación personal y tener una espiritualidad poderosa para alcanzar el éxito y la felicidad sigue al Paso 2. […]